Serendipity como la nueva actitud del Marketing.

 También puedes leer este post en inglés / You can also read this post in English 

 

Todo nos resulta desconocido hasta que la curiosidad se apodera de nosotros y nos interesamos por averiguar de que se trata. La mayoría de las veces muchas de esas cosas que nos eran desconocidas  aparecen de forma inesperada, por casualidad.

Nos ocurre con todo, con nuestro día a día  con nuestros gustos y adicciones, con personas que conocemos,  con experiencias u oportunidades que se nos cruzan en el camino, con decisiones que acabamos tomando…; pero todo esto es algo que nos ocurre a todos, a ti, a mí, y al Marketing.

Serendipity, es como se denomina a este fenómeno que tanto nos acontece. El papel que este fenómeno pueda jugar en nuestras a vidas a nivel personal puede ser muy variopinto, sin embargo desde el mundo del Marketing podemos ver como  es mucho más que el valor que pueda aportar a todo lo que nació inesperadamente.

Si echamos la vista atrás y vemos todos los descubrimientos que surgieron por casualidad nos quedaríamos cortos. ¿A quién se le ocurrió que uniendo un palo a un caramelo generaría tanto éxito como ha conseguido con Chupa-Chups? Del mismo modo ocurrió con muchas otras cosas, como la fregona “un trapo pegado a un palo, los post-it, medicamentos como la penicilina, el teléfono, los fuegos artificiales, los helados de hielo, o el velcro.

Todos ellos fueron descubrimientos casuales, descubrimientos cargados de suerte.  Sin embargo no es todo cuestión de suerte, la mayoría de estos descubrimientos fueron llevados a cabo por científicos o inventores que no dejaron de retar a la suerte hasta que uno de esos incidentes imprevistos dio mucho más que resultados, resultados que hoy en día no solo son mundialmente conocidos, si no que muchos de ellos se han convertido en bienes imprescindibles.

Como bien dijo Albert Einstein

“La verdadera locura radica en hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”.
De hecho, algunos de entre otros bienes que fueron descubiertos por casualidad, y que hasta ahora desconocía de su procedencia, fueron el coñac, el caucho vulcanizado, la sacarina, los rayos X, la penicilina, la droga LSD e el microondas, e incluso el descubrimiento de América. 

Para todos aquellos curiosos que queráis saber más de su afortunada procedencia aquí podréis descubrirlo: http://elrincondelacienciaytecnologia.blogspot.com.es/2011/09/10-cosas-que-fueron-descubiertas-por.html

Sin embargo, y con esto estoy segura que conseguiré llamar vuestra atención, ¿Qué me decís de la Coca-Cola? En sus orígenes el farmacéutico John Pemberton trabajaba en un medicamento que consiguiera calmar el dolor de cabeza, cuando por casualidad la formula resultante dio origen a este refresco mundialmente conocido .

La Coca-Cola como todos los anteriormente nombrados fueron fruto de lo imprevisible, nacieron por accidente. Hoy en día, es más dificil que esto ocurra debido a la cantidad de productos que han sido inventados y que continuarán surgiendo. Pero que sea dificil no quita que sea imposible.
Por tanto, deberíamos tener en cuenta que ya sea en el mundo de la ciencia, del marketing, de la empresa, de la psicología, o simplemente en nuestro mundo personal, siempre habrá ideas, situaciones, decisiones o resultados que de forma inesperada cobrarán un valor tan increíblemente inimaginable que hasta que no lleguemos a experimentarlo no lo sabremos.

En Marketing tenemos que ser creativos, no debemos dejar nada fuera, debemos dejar volar nuestra imaginación, debemos generar nuevas ideas por muy alocadas que puedan parecer, experimentar y sobre todo nunca cerrarnos a lo inesperado; Ya que nunca sabremos cuando el curso de los acontecimientos guiaran de nuevo nuestra suerte sorprendiéndonos.

Serendipity es una actitud, es no rendirse, es probar y reprobar, es generar estímulos e ideas que nazcan de los pequeños detalles, detalles que a su vez generaran nuevos estímulos e ideas que con un golpe de suerte, por casualidad, o de forma inesperada conseguirán guiarnos hacía algo que nos era desconocidos hasta para nosotros mismos.

Muchos directivos creativos conocen esta actitud, tienen esta actitud. Muchas veces no se trata de encerrarse en la oficina hasta que una idea te venga a la cabeza. No se trata de ese tipo de suerte. Se trata de abrir nuestras mentes, de buscar nuevas alternativas, nuevos caminos que inesperadamente nos den sorprendan con esa idea que tanto ansiábamos.

Ya lo dijo Tom Peters. Debemos atrevernos a hacer las cosas diferentes, a tener una idea chula, a apasionarnos con ella, a hablar de ella a todas horas. A jugar con los intentos, con los prototipos,  a equivocarnos  y finalmente a buscar pequeños triunfos.

Sin embargo, para que la suerte o la casualidad se nos presente, tenemos que estar buscando algo, debemos tener un objetivo, una idea, algo sobre lo que basarnos, por muy claro que no los tengamos estamos buscando algo, y es precisamente cuando buscando este algo, se nos presenta lo inesperado, algo que no esperábamos pero que es incluso mucho mejor de lo que buscábamos.

 
“Si no sabes donde vas, acabarás en otra parte”

Así que planteároslo de la siguiente manera: Imaginaos que estáis con amigos y se os ocurren ideas  increíblemente brillantes sin saber muy bien de donde surgen.
La diferencia entre estas ideas y muchas otras, es que no se quedan ahí, si no que  son llevadas a cabo y otras tantas no, pero sin duda alguna todas surgieron repentinamente, por casualidad, sin motivo aparente.

Es el valor de lo inesperado, es Serendipity.

2 thoughts on “Serendipity como la nueva actitud del Marketing.

  1. ¡Un post genial!

    Me ha encantado cómo has mencionada a la Ciencia en el post. Efectivamente, muchos grandes descubrimientos fueron fruto o bien de un experimento que no fue como se esperaba (así comenzó la industria de los colorantes y revolucionó no solo el mundo de la Química Orgánica sino también el mundo de la moda y la industria textil) o como un sueño o una idea inesperada que sirvió como base para seguir investigando.

    Tal y como dijo Einstein, además de la genial frase que has mencionado:

    “La imaginión es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado, la imaginación rodea el mundo”.

    Y tú combinas ambas cosas. Conocimientos de MK y mucha imaginación, con mucha ilusión detrás.

    ¡Sigue asi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>