El arte del mínimo esfuerzo.

 También puedes leer este post en inglés / You can also read this post in English 

 

Hay un aspecto con el que convivimos muy a menudo y que a todos nos afecta. Ya sea cuando estudiamos, en nuestra trayectoria profesional o incluso con cualquier actividad que nos dispongamos a realizar como ir al gimnasio o aprender a tocar el piano.

Es muy frustrante luchar por conseguir algo que nunca llega. Pensamos que haciendo más conseguiremos más y que quizá solo sea cuestión de esforzarnos más.

Este es un aspecto que en el mundo empresarial, un mundo donde los resultados son el único reflectante de la trayectoria, se tiene mucho en cuenta. Si los resultados no son positivos es por que hay algo que hacemos mal; sin embargo muchas veces la clave está en:

El arte del mínimo esfuerzo. 

En el Marketing este es un aspecto tan importante como en cualquier otro ámbito personal o profesional.  La creencia de que “con mucho se consigue mucho” es simplemente falsa. Se consigue con lo adecuado.

Precisamente por esta razón es por la que debemos pararnos a pensar de vez en cuando en nosotros, en lo que hacemos y en lo que conseguimos antes de seguir adelante con algo que quizá variandolo un poco nos dé mejores resultados.

Aprender a trabajar de manera inteligente no es fácil. Precisamente por eso en el Arte del mínimo esfuerzo encontré claves que Barbara Berkhan nos ofrece para aprender a sacarle el máximo partido a una vida sin estrés.

Algunos de los consejos rondan en torno a establecer las prioridades y en función a ello dedicarlas el tiempo y las energías necesarias.
Todas aquellas personas que aparecen como una insignificante molestia es lo que se denomina “ladrones de energía” o aquella fricción que se produce cuando decimos si y no a algo es la “fatiga” que muchas veces aunque pensemos que el esfuerzo de llevarlo a cabo nos va a aportar más en realidad no está quitando mucho más de lo que imaginamos, absorbiendo nuestra energía y dejando menos para lo verdaderamente esencial.

La clave la encontraremos cuando nos concentremos en los puntos fuertes que tenemos y suprimamos todo lo que no nos funciona. 

Es decir, encontrar lo sencillo en lo complicado. Encontrar el “toque adecuado” que buscamos.
Para ello tendremos que establecer el resultado que queremos conseguir, a concentrar nuestro pensamiento en lo que realmente importa, averiguar que es lo  esencial. Lo que necesitamos.

Y es que muchas veces lo que necesitamos es tomarnos un tiempo para nosotros. Para descansar, pensar, despejarnos, refrescarnos, o simplemente no hacer nada. 

“No hacer nada significa estar haciendo algo muy importante. Permite que la vida suceda: tu vida.
No hacer nada es verdaderamente esencial.” 

David Kundtz
 

Canalizando nuestras energías y con la ayuda de la curiosidad para encontrar una nueva vía de hacer las cosas, prescindiendo de lo innecesario y aprovechando todo lo que supongo un desahogo conseguiremos mucho más que haciendo más por más, viviendo estresado o sintiendo que todo nuestro esfuerzo no llega a ningún puerto.

“El estrés no es el elixir de la vida de nadie. Convierte el descanso en el elixir de tu vida y rendirás más que nunca” 

Paul Wilson.

Algunos de los consejos que nos ofrece la autora son:
– Respira profundamente
– Acéptalo
– Cambia lo que haya que cambiar
– Quitale importancia al asunto
– Di sí mentalmente
– Ve paso a paso
– La constancia proviene de los descansos

Solo puedes confiar en tus propios puntos fuertes. No son algo que tu poseas o no, si no algo que tú fabricas.Se trata de tu conocimiento, de tus contactos, de  tu creatividad, de venderte a ti mismo, de tu buen humor.

Tom peters nos propone realizar nuestro propio “Yo S.A.” e intentar localizar y fomentar la propia capacidad productiva que uno mismo crea y comercializa respecto a su persona.

Para ello tomate tu tiempo:

“Los momentos de tranquilidad son solo para los valientes, para los que se atreven a desconectar.”

No podemos explotar la mente; “Hacer demasiadas cosas atrofia la inspiración”.
Si quieres conseguir más con menos trabajo necesitas distanciarte de lo que haces.
Todos tenemos nuestra propia capacidad de rendimiento y nuestra capacidad personal de descanso.

“Si los demás pueden, yo puedo.” ¡¡NO!!

Lo que tenemos que hacer es conocernos a nosotros mismos.

“No te fijes en los demás y conócete a ti mismo”

Conocerse es el punto clave cuando se trata de equilibrio correcto entre el trabajo y el descanso. Conocerse  significa prestar atención a nuestro cuerpo, a nuestro estado de animo y a nuestros pensamientos.
Averigua en qué punto el trabajo se vuelve agotador y qué te ayuda a recuperarte.

Atrévete a invertir en ti, en tu tiempo, y en tu futuro haciendo lo que más nos cuesta a las personas inquietas: “Desconectar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>