Todo tiene su tempo

Es curioso como hay cosas tan complejas como la fisica cuántica y nos empeñamos en entenderlas; y sin embargo, luego hay cosas tan sencillas que quizá se nos escapan del entendimiento, o del momento, y no hay dios ni ayuda que nos haga entrar en razón. Hasta que sin duda, entra el tercer factor en juego, nuestro amigo el tiempoTiempo y tempo, que aunque bien se parecen, no son lo mismo. 

Cuándo estaba en la carrera me dí cuenta de un factor que todo el mundo se empeñaba en separar, y que a día de hoy, inmersa en el entorno laboral, mantengo firmemente.

Somos nuestra propia marca personal, y por mucho que tengamos que aprender, ser, o aparentar, que levante la mano que a guardia baja no muestra todas sus cartas.

Es por eso por lo que aunque de manera algo más personal, aprovecho para hablaros de algo que si queremos etiquetar, tiene mucho que ver con la inteligencia emocional y el coaching. 

Hay ocasiones en las que nos empeñamos en alterar el tempo de una canción, mezclarla, distorsionarla y porqué no, venderla como algo que no es. Con la vida en general, al igual que con la música, la similitud está presente.

Muchas veces nos empeñamos en distorsionar la realidad; caemos en la impotencia por falta de perspectiva, pero sobre todo, nos forzamos a acelerar procesos que requiren ante todo de grandes cantidades de tiempo por falta de entendimiento.

Somos como somos por naturaleza, y eso no hay nada ni nadie que lo cambie. Del mismo modo que “Es imposible ayudar a quién no se deja ayudar”, es imposible que cambiemos un punto de vista o nos liberemos de lo que sea que nos está atormentando si no dejamos ese pensamiento en manos del tiempo.

De poco sirve que preguntemos a nuestros amigos o familiares, leamos sobre el tema o busquemos terceros consejos. Normalmente, por no decir siempre, la respuesta se encuentra en nuestras decisiones. Y nuestras decisiones por suerte o por desgracia, dependen del tiempo que necesitemos para entenderlas y asimilarlas.

 “Hay veces en la vida en que las piezas tan solo se colocan cuando estás preparado para comprenderlas.”

Pues bien, no fuerces nada y deja que fluyan. Acepta la teoría de la elección, esa en la que la tercera respuesta, es la buena.

Si te preguntas si eres feliz, la respuesta que se te ocurre automáticamente es un sí o un no, porque la forma de la pregunta pide respuesta. 

Lo mismo pasa si tienes que tomar una decisión importante. Lo pensarás un buen rato, pero intentarás llegar lo antes posible a elegir entre dos opciones. 

El cerebro es el que funciona así, no le gusta barajar demasiadas posibilidades. 

Nos acostumbramos a pensar que todo está bien cuándo somos felices, cuando sonreímos, cuándo nos estamos divirtiendo. Y todo lo demás es una desviación. 

La teoría de la elección dice que para ahorrar energía, el cerebro siempre elige entre dos posibilidades: si y no; bien y mal. Mientras que en la mayoría de los casos, la elección correcta es la que descartamos de antemano. 

Teoría que si te paras a pensar, puede ser aplicable en cualquier aspecto de tu vida.

¿Cuántas veces te has parecido un volcán en estado de erupción porque de repente todo toma un giro repentino? En la carrera, en el trabajo, o incluso en nuestra vida personal, tendemos a tener momentos dónde solo vemos la vida en blanco o negro. Cómo si toda eleccion dependiese de un sí o un no. De ver el vaso medio vacio o medio lleno.

¿Dónde queda la tercera respuesta? ¿Dónde esta esa mente ilimitada que piensa y va más allá de ese bloqueo momentaneo?

Siempre he pensado que en esta vida, todo tiene su momento y su lugar. Habrá cosas que nos cuesten más, pero eso no significa que nada sea imposible. Así que, nunca te des por vencido, esperar no significa renunciar, y como bien se dice, las grandes cosas llevan su tiempo.

Dicen que escuchar música ayuda a ordenar los pensamientos, la próxima vez, además de prestarle atención a la letra, póngamosla al tempo.

Take it easy, take it slow.

Don´t go fast. Don´t let go. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>